Las alabanzas fueron ministradas por un coro de Aspirantes a Oficiales de 1° y 2° año. El ex interno, Pablo Urbina y quien hoy se desempeña como monitor y agente pastoral evangélico en el CDP de Puente Alto, compartió su ejemplar testimonio de rehabilitación y posterior reinserción.

“Al estar en prisión uno ve a los gendarmes como el enemigo. La gran mayoría lo ve de esa manera. Pero, gracias a la fe en el señor y a su enseñanza, pude

entender que no era así, que los gendarmes al igual que todos: es el prójimo. Entendiéndolo de esa forma, me sería más fácil salir adelante y reformar mi vida”,

señaló Urbina.

Luego, el subdirector Operativo Juan Manríquez efectuó la bendición final, en que pidió orar por todos los funcionarios de la Institución y, en especial, por las

autoridades que hoy se encuentran al mando de la Institución.

A la actividad religiosa, también, asistieron la subdirectora de Administración y Finanzas, Alicia Toro; la subdirectora Técnica, Myriam Olate, el director regional

Metropolitano, coronel Carlos Muñoz; entre otras autoridades y una delegación de Aspirantes a Oficiales y Gendarmes Alumnos que participan de los talleres

cristianos que realiza IGEGEN en la Escuela de Gendarmería.

Compartir en....

Submit to FacebookSubmit to Google PlusSubmit to TwitterSubmit to LinkedIn