Fecha: 01 noviembre de 2014

 
 
Jerusalén, La ciudad eterna
 
“Mira a Sion, ciudad de nuestras fiestas solemnes; tus ojos verán a Jerusalén, morada de quietud, tienda que no será desarmada, ni serán arrancadas sus estacas, ni ninguna de sus cuerdas será rota” (Isaías 33:20)
 
Pasaje Complementario: Salmo 125; Isaías 33:17
 
Dios en su Palabra invita insistentemente a mirar a Jerusalén, pues sabe que nuestro corazón es inconstante. Permanentemente necesita ser motivado por aquello que es salud, medicina y bendición para nuestra vida.
 
Es una promesa para toda persona que vuelva sus ojos, su interés y su cariño hacia la tierra del Pacto y de la bendición. Como recompensa sus ojos físicos también la verán. El que ama a Israel pisará su tierra y en cierta forma su vida se impregnará de paz por ser la ciudad de Dios. Pero no sólo encontramos reposo físico (descanso del cuerpo para recuperar las fuerzas perdidas) prometido en Isaías 66:14ª “Y veréis, y se alegrará vuestro corazón, y vuestros huesos reverdecerán como la hierba…”, sino también quietud; aquel reposo que todos anhelamos y que las almas luchan a toda costa por conseguir. Es la paz de Dios que sobrepasa todo entendimiento, la paz que el mundo no da.
 
La ciudad de Jerusalén, aunque destruida muchas veces sin quedar piedra sobre piedra, se levantó una y otra vez y persiste hasta hoy hermosa y floreciente ¿la razón? Dios mismo, nuestro Padre había dicho de ella que no sería desarmada, ni arrancadas sus estacas, ni rotas sus cuerdas.
 
Así debe ser nuestra vida, como una ciudad cuyos cimientos están en Dios, cuyos muros son Él, cuyo rey es el Señor. Entonces nada, absolutamente nada podrá hacernos frente; nada ni nadie nos infundirá temor ni podrá hacernos daño.
 
HABLEMOS CON DIOS
 
Padre muchas gracias porque Tú eres mi torre fuerte. Así como sustentas a Jerusalén, así mismo sustentas mi vida. Eres mi fundamento en ti tengo mis fuerzas y mi esperanza. Hoy te ruego que mis ojos vean a Jerusalén, Amén.

Compartir en....

Submit to FacebookSubmit to Google PlusSubmit to TwitterSubmit to LinkedIn